.

11:33

¿Cómo llegó 'Gran Hermano' a España?

Publicado por NANÁ |

Un camarero holandés provocó que 'Gran Hermano' llegara a España

Supongo que lo habrá contado muchas veces, pero para mí fue la primera, y espero que también lo sea para muchos de ustedes. Hablo de Mikel Lejarza y de Gran Hermano. No busquen en las estanterías de su memoria de seguidores de este formato el nombre de este señor porque él jamás esperó detrás la voz gritona de Mercerdes Milá, ya con refajo, ya con miriñaques, ordenando que se abriera la puerta para recibir a… No, este señor es uno de los responsables de que Gran Hermano fuera lo que en su día fue, y no tanto lo que hoy es. Hace doce años era director general de Telecinco, y como tal se fue a Amsterdam.

Quería conocer un programa que acababa de nacer en una televisión muy modesta. Torció el morro cuando vio el panorama de la casa de los encerrados, cuando al llegar, un responsable de las cámaras ojeaba aburrido el periódico y el otro dormitaba mientras los habitantes roncaban bajo los edredones. El programa no hacía ni un 2% de audiencia. ¿Qué pasó entonces para que un tipo con olfato televisivo como Lejarza, el mismo que dio luz verde a Médico de familia, 7 vidas, Crónicas marcianas, u Hospital Central, viera en esa vivienda fabricada para la televisión, con sus habitantes vigilados las 24 horas del día, una idea extraordinaria que acabaría brillando con luz propia en la televisión de nuestro país después de comprar los derechos a su creador, John de Moll? Tras la visita en la noche helada holandesa al reino de aquella humilde morada, Mikel Lejarza y quienes le acompañaban entraron a un bar. Le preguntaron al camarero si conocía, sabía, había oído hablar de un programa llamado Gran Hermano.

El camarero no sólo dio detalles del invento televisivo sino que se mostró fiel seguidor de los pormenores de aquellos habitantes anónimos que unas cámaras escrutaban noche y día. Suficiente. El formato pasó a Telecinco. Contaba Mikel Lejarza esta batallita, que tanto ha dado a la televisión, la semana pasada en el FesTVal de Vitoria en un encuentro con el público, y aunque seguía defendiendo el formato, ahora cree que la fuerza, gracia, frescura y posibles sorpresas del programa hay que fabricarlas porque quienes aspiran a entrar en Guadalix lo hacen resabiados, informados, con estrategias, sabiendo lo que es y lo que supone entrar. Es decir, del experimento de la convivencia se ha pasado a un establo hediondo con guión. Los encerrados actúan para conseguir un fin, ser odiados y contratados en los comederos de la cadena, ser amados y contratados en los comederos de la cadena, ser maleducados y contratados en los comedores sociales de la cadena, ser agresivos y contratados en la cadena u otras cadenas.


Fuente: http://www.levante-emv.com/opinion/2010/09/12/culpa-camarero/738212.html

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada